El concepto ‘swinger’ se basa en romper con la idea de la monogamia y abrir la relación hacia la posibilidad de    tener    relaciones sexuales con otras personas.

Su ideología radica en que una pareja puede disfrutar de la variedad sexual sin poner en riesgo el compromiso que se tienen mutuamente. Por supuesto, para comenzar algo así ambos deben estar 100% decididos y comprometidos para evitar problemas.

Existen varias formas de vivir la experiencia ‘swinger’. Puede ser que dos parejas intercambien pareja, que asistan a un bar ‘swinger’ y cada quien    elija    una pareja diferente o que se vayan junto con otra pareja al mismo cuarto.

Sexo en la misma recámara: en ocasiones esta experiencia es meramente voyerista. Cada quien tiene sexo con su propia pareja y los otros dos disfrutan de ver el encuentro sexual. Por otro lado, en algunas ocasiones se intercambian las parejas y tú disfrutas de ver a tu pareja teniendo relaciones con alguien más.

Es muy común que si es la primera vez que se tiene una experiencia de este tipo la relación sexual no sea completa y sólo se realice sexo oral. Este tipo de ‘swinger’ se  conoce    como ‘soft swap’ pues es una iniciación suave y más fácil.

Las personas solteras también son bienvenidas en la comunidad ‘swinger’ ya que tienden a organizar eventos de sexo grupal, así como tríos.